La Opinión de….Francisco Alejandro del Rey Menéndez «EL AMOR Y LA ESPERANZA EN TIEMPO DE PANDEMIA»

PINCHA EN LA IMAGEN Y ACCEDE AL TEXTO COMPLETO DE LA OPINIÓN DE……….

TITULO:  EL  AMOR Y LA ESPERANZA EN TIEMPO DE PANDEMIA

AUTOR: D. Francisco Alejandro del Rey Menéndez

Párroco de la Unidad Pastoral Villalegre-La Luz

Queridos hermanos y hermanas, ¡Dios es bueno!

En un corto periodo de tiempo hemos visto como la vida nos ha cambiado de manera radical y determinante como consecuencia de la PANDEMIA que estamos padeciendo y que esta asolando a todo el planeta. Viviendo esta situación nos damos cuenta que somos totalmente vulnerables, sobre todo por la incertidumbre de su verdadero alcance, por las implicaciones que tendrá para nuestra vida futura que con certeza experimentará cambios de forma y de fondo, y por las personas que serán afectadas en los días venideros. Es doloroso ver tantas personas que están muriendo por más esfuerzos que se hacen en medio de la fragilidad de todas nuestras instituciones y estructuras vigentes en la sociedad; y, tantos más seguirán viendo sus vidas apagadas ante una situación que nos produce una sensación de impotencia.

Toda mirada sobre esta situación debe ser en clave de ESPERANZA Y MUCHO AMOR como elementos imprescindibles. Estamos llamados a hacernos conscientes de que nuestra actuación será copartícipe del itinerario para salir adelante de esta crisis en clave comunitaria, y desde una opción ineludible e irrenunciable en defensa de los más vulnerados y vulnerables de nuestra sociedad……… ACCEDE AQUÍ AL ARTÍCULO COMPLETO DE LA OPINIÓN DE…..

2 noviembre – DÍA DE LOS FIELES DIFUNTOS

2 noviembre 2020 – Día de los Fieles Difuntos

El lunes 2 de noviembre es el día de la conmemoración de los fieles difuntos. Nuestros cementerios y, sobre todo, nuestro recuerdo y nuestro corazón se llenan de la memoria, de la oración y de la ofrenda agradecidas y emocionadas a nuestros familiares y amigos difuntos.

“El recuerdo de los difuntos, el cuidado de los sepulcros y los sufragios son testimonio de confiada esperanza, arraigada en la certeza de que la muerte no es la última palabra sobre la suerte humana, puesto que el hombre está destinado a una vida sin límites, cuya raíz y realización esta en Dios” afirmo el Papa Francisco.

La muerte es, sin duda alguna, la realidad más dolorosa, más misteriosa y, a la vez, más insoslayable de la condición humana. Como afirmara un célebre filósofo alemán del siglo XX, “el hombre es un ser para la muerte”. Sin embargo, desde la fe cristiana, el fatalismo y pesimismo de esta afirmación existencialista y real, se ilumina y se llena de sentido. Dios, al encarnarse en Jesucristo, no sólo ha asumido la muerte como etapa necesaria de la existencia humana, sino que la ha transcendido, la ha vencido. Ha dado la respuesta que esperaban y siguen esperando los siglos y la humanidad entera a nuestra condición pasajera y caduca. La muerte ya no es final del camino. No vivimos para morir, sino que la muerte es la llave de la vida eterna, el clamor más profundo y definitivo del hombre de todas las épocas, que lleva en lo más profundo de su corazón el anhelo de la inmortalidad.

Vengan en su ayuda, santos de Dios, salgan a su encuentro ángeles del Señor.

Reciban su alma y preséntenla ante el Altísimo

Cristo que los llamó, los reciba, y los ángeles los conduzcan al descanso eterno.

No se trata, pues, de un día de angustia ante la muerte sino de esperanza fundada en el amor de Dios hacia nosotros. En nuestra cultura actual se están poniendo de moda otras celebraciones paganas que no deberían distraer en los cristianos la fe que tenemos, la esperanza que nos colma y el amor de Dios que nos sostiene. La presencia del Resucitado en nuestra vida debería animar aún más nuestra esperanza.

DOMINGO DÍA DEL SEÑOR — TODOS LOS SANTOS

PINCHA EN LA IMAGEN Y ACCEDE A LAS LECTURAS DEL DOMINGO

DOMINGO DÍA DEL SEÑOR  —  FESTIVIDAD DE TODOS LOS SANTOS                     1 NOVIEMBRE 2020

La felicidad está allí donde el Señor nos dice. Sigamos Sus instrucciones. Busquémosla donde Él nos manda. Allí está, a nuestro alcance. Todos podemos alcanzarla. Esta es precisamente la Santidad. Todos estamos llamados a la Santidad, que ese  este contexto no es otra cosa que la felicidad.

Primera lectura

Lectura del libro del Apocalipsis (7,2-4.9-14):

Yo, Juan, vi a otro Ángel que subía del Oriente y tenía el sello de Dios vivo; y gritó con fuerte voz a los cuatro Ángeles a quienes había encomendado causar daño a la tierra y al mar: «No causéis daño ni a la tierra ni al mar ni a los árboles, hasta que marquemos con el sello la frente de los siervos de nuestro Dios.»….

Segunda lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Juan (3,1-3):

Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos! El mundo no nos conoce porque no le conoció a él….

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Mateo (5,1-12):

Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados…….

ACCEDE AQUÍ AL TEXTO COMPLETO DE LAS LECTURAS