NOTA INFORMATIVA OBISPADO DE OVIEDO

   NOTA INFORMATIVA OBISPADO DE OVIEDO

Ante la aparición, en algunos medios de comunicación, de unas denuncias por supuestos abusos sexuales, el Arzobispado de Oviedo manifiesta lo siguiente:

  • La diócesis ha actuado siempre que la víctima le ha presentado una denuncia. Hasta el momento ha habido dos casos. Uno fue archivado por la Fiscalía. El otro, aun cuando fue archivado por un tribunal civil, la diócesis continuó con el proceso. Ante la gravedad de los hechos, el Papa Francisco decretó la expulsión y la dispensa de todas las obligaciones sacerdotales del acusado.
  • Si se presentase una denuncia, ante un posible caso de abusos contra un menor, la Oficina diocesana de prevención y actuación en caso de abusos sexuales a menores y personas vulnerables será la que inicie las correspondientes indagaciones y la que dé curso a los procesos, tanto canónico como civil, a que hubiere lugar.
  • La denuncia será presentada ante la Oficina por la posible víctima, con su nombre y no de manera anónima.
  • El actual Arzobispo de Oviedo, que no ha encubierto ningún caso de abusos contra menores, ha tomado todas las medidas necesarias para que, si hubiera una víctima de abusos, sea escuchada y atendida en nuestro Tribunal eclesiástico y ante la Fiscalía.
  • La Oficina diocesana de prevención y actuación en caso de abusos se creó con el objetivo de escuchar y acompañar psicológica y espiritualmente a las posibles víctimas de abusos y a las personas afectadas que lo soliciten, dando el cauce correspondiente ante el Tribunal eclesiástico y la Fiscalía. La pederastia es, recordando palabras del propio Mons. Jesús Sanz Montes, un “crimen abominable”, y la Iglesia ha de estar siempre al lado de las víctimas, procedan de donde procedan, siendo deseable que se abordaran todos los casos que se dan ante esta lacra social, y no focalizando únicamente ese 0’2% que lamentablemente han perpetrado algunos clérigos, puesto que si interesan las víctimas verdaderamente, habría que analizar y acompañar también las que han sufrido por parte del 99’8% restante.

Solemnidad de San Pedro y San Pablo

Hoy 29 de junio se celebra el Día de San Pedro y San Pablo, un santoral doble muy significativo en la tradición católica por su valor especial. Y es que ambos santos están considerados fundamentales para la posterior difusión de la doctrina católica en los inicios del cristianismo.

La Fiesta de San Pedro y San Pablo, cuyo nombre oficial es “Solemnidad conjunta de San Pedro y San Pablo”, es la conmemoración del martirio en Roma de los apóstoles Simón Pedro y Pablo de Tarso, celebrada el 29 de junio. Es una de las mayores celebraciones religiosas para los cristianos católicos.

La fecha, según la tradición, es el aniversario de sus muertes o del traslado de sus reliquias y en el Santoral católico, es celebrado como solemnidad.

San Pedro

Simón Pedro (Betsaida, finales del siglo I a. C.-Roma, c. 67), conocido también como San Pedro, Cefas o simplemente Pedro fue, de acuerdo con múltiples pasajes, uno de los discípulos más destacados de Jesús de Nazaret. Su nombre de nacimiento era Shimón bar Ioná y era pescador de oficio en el mar de Galilea. Por su seguimiento de Jesús, se constituyó en el apóstol más conocido y citado del Nuevo Testamento en general y de los cuatro Evangelios canónicos y los Hechos de los Apóstoles en particular, que lo presentan bajo muy variados aspectos. También es citado por San Pablo en sus epístolas, incluyendo la Epístola a los gálatas donde lo refiere como una de las tres columnas de la Iglesia de Jerusalén.

Figura de primer orden y de firme valor teológico en razón del ministerio que le confió el propio Jesucristo, es también conocido como el príncipe de los apóstoles y el primer Papa. Dado el prestigio del que gozó en la Iglesia primitiva, proliferaron también los «escritos apócrifos» centrados en su figura, como el Evangelio de Pedro, el Apocalipsis de Pedro, los Hechos de Pedro, los Hechos de Pedro y Pablo, entre otros. La Iglesia católica lo identifica a través de la sucesión apostólica como el primer papa, basándose, entre otros argumentos, en las palabras que le dirigió Jesús: «Tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi Iglesia, y el poder de la muerte no prevalecerá contra ella. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos. Todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo».

La tradición católica narra que Pedro acabó sus días en Roma, donde fue obispo, y que allí murió martirizado bajo el mandato de Nerón en el Circo de la colina vaticana o en sus proximidades, sepultado a poca distancia del lugar de su martirio y que a principios del siglo IV el emperador Constantino I el Grande mandó construir una gran basílica sobre su sepultura. Se supone que murió crucificado, como Jesús, pero en posición invertida, cabeza abajo.

San Pablo

Pablo de Tarso, originalmente Saulo de Tarso o Saulo Pablo, también llamado San Pablo, nacido entre los años 5 y 10 d. C.,3 en Tarso de Cilicia (actual Turquía centro-meridional), es conocido como el Apóstol de los gentiles, el Apóstol de las naciones, o simplemente el Apóstol, y constituye una de las personalidades señeras del cristianismo primitivo. De sus epístolas auténticas surge que Pablo de Tarso reunió en su personalidad sus raíces judías, la gran influencia que sobre él tuvo la cultura helénica y su reconocida interacción con el Imperio romano.

Pablo no cambió su nombre al abrazar la fe en Jesucristo. Se constituyó en artífice de primer orden en la construcción y expansión del cristianismo en el Imperio romano, merced a su talento, a su convicción y a su carácter indiscutiblemente misionero. Pero al comienzo trabajó persiguiendo a los primeros cristianos, algo que según la tradición cristiana, puso fin el mismo Jesús. Según el libro de los Hechos de los Apóstoles, luego del martirio de Esteban, Saulo Pablo se dirigió a Damasco. Allí una visión le dejó ciego, recuperando la vista sólo tras su arrepentimiento y tras abrazar la fé cristiana.

Tras ser detenido y juzgado, apeló al César en calidad de ciudadano romano y fue ajusticiado. La tradición cristiana considera que fue muerto martirizado bajo el gobierno de Nerón entre los años 58 y 67 en Roma y que habría sido decapitado. Otra tradición señala que habría sido crucificado.

Domingo Día del Señor – 13º del Tiempo Ordinario – 26 junio 2022

PINCHA EN LA IMAGEN Y ACCEDE AL TEXTO COMPLETO DE LAS LECTURAS

Domingo Día del Señor – 13º del Tiempo Ordinario – 26 junio 2022

Primera lectura

Lectura del primer libro de los Reyes (19,16b.19-21):

EN aquellos días, el Señor dijo a Elías en el monte Horeb:
«Unge profeta sucesor tuyo a Eliseo, hijo se Safat, de Abel Mejolá»…….

Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Gálatas (5,1.13-18):

Hermanos:
Para la libertad nos ha liberado Cristo.
Manteneos, pues, firmes, y no dejéis que vuelvan a someteros a yugos de esclavitud.
Vosotros, hermanos, habéis sido llamados a la libertad; ahora bien, no utilicéis la libertad como estímulo para la carne; al contrario, sed esclavos unos de otros por amor………………

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Lucas (9,51-62):

Cuando se completaron los días en que iba a ser llevado al cielo, Jesús tomó la decisión de ir a Jerusalén. Y envió mensajeros delante de él.
Puestos en camino, entraron en una aldea de samaritanos para hacer los preparativos. Pero no lo recibieron, porque su aspecto era el de uno que caminaba hacia Jerusalén.
Al ver esto, Santiago y Juan, discípulos suyos, le dijeron:
«Señor, ¿quieres que digamos que baje fuego del cielo que acabe con ellos?»…..

ACCEDE AL TEXTO COMPLETO DE LAS LECTURAS