Novena Nuestra Señora de La Luz

Saludo para todos los días

  • » Nuestra Señorade la Luz»: Siendo Madre de Jesús, nuestro Redentor y Salvador, lo eres también de todos y cada uno de nosotros. Tu Hijo Jesús nos entregó a Ti para que fueras, Madre de todos los hombres y mujeres, que vengan a este mundo.
  • Que yo venga a esta  NOVENA   para venerarte, amarte y para querer imitarte. Que haga esta NOVENA como expresión de mi amor y agradecimiento a Ti. Que con el rezo del Santo Rosario, que es la oración que más te agrada, intente ofrecerte mi mejor homenaje.
  • Que tu amor de Madre se deje sentir fuertemente sobre todo el mundo, sobre todos tus devotos, sobre todos tus cofrades y sobre nosotros y nosotras, que te honramos, te rezamos, te aclamamos y acudimos a ti en esta Ermita, en la que tienes tu trono.
  • Nuestra Señora de la Luz:  nos alegramos porque eres Madre de Dios, por estar llena de gracia, por ser el orgullo de la raza humana y, sobre todo, por ser NUESTRA MADRE. Amén.

Día primero: Nuestra Señora de la Luz es » Madre del Salvador «

María es Medianera de nuestra salvación por dos razones: por su consentimiento a la encarnación del verbo en ella, y por su consentimiento a que Jesús fuese sacrificado en la cruz para nuestra salvación.

Los cristianos gozamos mucho al contemplar la dignidad y excelencia de María,   desde los tiempos primeros del cristianismo es venerada como «MADRE DE DIOS». Que la Virgen María sea «madre de Dios» es una verdad revelada, que todos los cristianos de todos los tiempos hemos aceptado con sumo gozo y amor.

¡Qué alegría y qué honor, tener por Patrona a la que es «Madre de Dios»!

Pídase la gracia que se desea conseguir, por intercesión de Nuestra Señora de la Luz.
Recemos Tres avemarías

Día segundo: Nuestra Señora de la Luz es » Salud de los Enfermos «

Nuestra enfermera celestial no se niega a remediar a los que acuden a ella con fe.

La vinculación de María con la salud de los enfermos y, más en general, con el mundo del sufrimiento humano, hunde sus raíces en el mismo Evangelio. Ante cualquier mirada limpia, ella aparece siempre cercana a la vida de cada día y a sus vicisitudes, sensible ante todo sufrimiento, compartiendo los gozos y esperanzas, las alegrías y tristezas de los hombres.

Pídase la gracia que se desea conseguir, por intercesión de Nuestra Señora de la Luz.
Recemos Tres avemarías
 

 Día tercero: Nuestra Señora de la Luz ,»Virgen fiel»

María invita a todos a que acudan a ella prometiéndoles más gracia de la que esperan.

La fidelidad  hoy es un valor mal entendido, poco practicado y bastante devaluado. Es una palabra que muchas personas, jóvenes y mayores, han desterrado en su hacer personal, cristiano, social, conyugal, profesional y político. La práctica de la fidelidad se ha debilitado y oscurecido sensiblemente.
La fidelidad es uno de los rasgos más acusados del rostro de Dios en la Biblia, Dios se nos ha retratado como un «Dios misericordioso y fiel». También el rostro de nuestra Madre, la Virgen de la Luz, se nos ha manifestado como una Madre de misericordia y una Virgen Fiel. Por ser «Virgen Fiel» y llena de «ternura» está siempre atenta a los ruegos de sus hijos e hijas, para obtener de Dios, todas nuestras súplicas, pues es también, «Omnipotencia Suplicante», es decir, que alcanza de Dios todo lo que Ella pide.
La existencia de la Virgen María, Nuestra Señora de la Luz, se resume en un «FIEL SÍ», continuado y prolongado hasta la muerte, a los dictados de la Voluntad divina.

Dios Padre tuvo sobre la Virgen María un «amoroso plan de Salvación»: Ser Madre de Jesús y su gran colaboradora. Y la Virgen respondió a este plan divino con una «FIDELIDAD», en clave de amor, hasta el final de su vida.

Pídase la gracia que se desea conseguir, por intercesión de Nuestra Señora de la Luz.
Recemos Tres avemarías

Día cuarto: Nuestra Señora de la Luz es » Causa de nuestra alegría «

El nacimiento de María anuncio la alegría a todo el mundo

María, causa de nuestra alegría, porque de Ella nació nuestro Salvador Jesucristo

María es “causa de nuestra alegría” no sólo por habernos dado a Jesucristo sino, también, por el testimonio de alegría de su propia vida y porque con su acción permanente contribuye eficazmente a nuestra felicidad. Lo que María fue en su vida histórica para su Hijo y para las gentes de su tiempo, lo sigue siendo hoy para todos nosotros, pues “una vez recibida en los cielos, no dejó su oficio salvador, sino que continúa alcanzándonos por su múltiple intercesión los dones de la eterna salvación

Pídase la gracia que se desea conseguir, por intercesión de Nuestra Señora de la Luz.
Recemos Tres avemarías

Día quinto: Nuestra Señora de la Luz es la » Puerta del cielo «

Los que tienen las gracias de María son reconocidos como ciudadanos del Paraíso.

Virgen María, en verdad tú eres la puerta escogida por Dios para que su Hijo viniera al mundo, gestado en tus entrañas como verdadero hombre. Dios ha querido que tú fueras la mediación necesaria para que el Verbo tomara carne. Tú, por dar a luz a tu Hijo, eres la puerta y la casa de Dios.

Pídase la gracia que se desea conseguir, por intercesión de Nuestra Señora de la Luz.
Recemos Tres avemarías

Día sexto: Nuestra Señora de la Luz es la » Virgen poderosa «

Su Hijo Jesús honra a su madre concediéndole todo lo que le pide

María Virgen poderosa es grande, magnifica defensora de la Iglesia, singular auxilio de los cristianos, terrible como un ejercito ordenado en batalla, tu sola has triunfado en todas los pecados del mundo, madre que auxilia en nuestra lucha diaria y nuestros apuros, mediadora ante el Hijo para librarnos del enemigo y así  llevarnos al paraíso

Pídase la gracia que se desea conseguir, por intercesión de Nuestra Señora de de la Luz.
Recemos Tres avemarías

Día séptimo: Nuestra Señora de la Luz es, también, » Esposa del Espíritu Santo «

El Espíritu Santo preservo a su Esposa de toda culpa, porque tenía que colaborar en la salvación de todos los hombres.

La unión del Espíritu Santo y Maria, dieron como fruto: la vida de Jesús. Esta misión no se limita al momento de la Anunciación. Todos los nuevos advenimientos de Cristo para el mundo, requieren de la acción poderosa del Espíritu Santo , y la cooperación plena de la Virgen Santísima. Este tiempo que vivimos debe caracterizarse como un nuevo advenimiento espiritual, un resurgir espiritual de conversión y de un reencuentro con la Persona de Cristo como Salvador y Redentor, entonces necesitamos la acción conjunta del Espíritu Santo con Maria.

Pídase la gracia que se desea conseguir, por intercesión de Nuestra Señora de la Luz.
Recemos Tres avemarías

Día octavo: Nuestra Señora de la Luz es » Reina de los Mártires «

Sobrepasó los sufrimientos de todos los mártires al ver morir a su Hijo en la Cruz.        

María sufrió durante la Pasión de Cristo mucho más que una madre normal en las mismas circunstancias.Dado que María era esposa del Espíritu Santo, amaba a Jesús con un amor que no tenia fin, incomparablemente superior al que las madres humanas sienten hacia sus hijos. Por eso su dolor fue también infinito. Para María ORAR es, al mismo tiempo, «comprometerse». Apenas la deja el ángel, corre a la montaña para ayudar a su prima Isabel. Corre a compartir su fe en servicio.

Pídase la gracia que se desea conseguir, por intercesión de Nuestra Señora de la Luz.
Recemos Tres avemarías

Día noveno: Nuestra Señora de La Luz es » Estrella de los mares «

Como la estrella de la mañana muestra el sol a los navegantes, María guía a los hombres que caminan hacia el cielo.

Si se levantaran los vientos de las tentaciones, si tropezases en los escollos de las tribulaciones, mira a la estrella, llama a María.

Si fueres agitado de las ondas de la soberbia, si de la detracción, si de la ambición, si de la emulación, mira a la estrella, llama a María.

Si la ira, la avaricia o el deleite carnal incidieran violentamente la navecilla de tu alma, mira la estrella, llama a María.

Si estás confuso a la vista de la fealdad de tu conciencia, aterrado a la idea del horror del juicio, comienzas a ser sumido en la sima sin fondo de la tristeza, en el abismo de la desesperación, mira a la estrella, llama a María.
Que no se aparte María de tu boca, no se  aparte de tu corazón, y para conseguir los sufragios de su interseción, no te desvíes de los ejemplos de su virtud. Piensa que no te descaminarás si la sigues, no desesperarás, si le ruegas, no te perderás si en Ella piensas. Si Ella te tiene de su mano no caerás, si te protege, nada tendrás que temer, no te fatigarás si es tu guía, llegarás felizmente al Puerto, si Ella te ampara, y así en ti mismo experimentarás con cuanta razón se dijo: El nombre de la Virgen era María.
San Bernardo

Pídase la gracia que se desea conseguir, por intercesión de Nuestra Señora de la Luz
Recemos Tres avemarías

Oración final para todos los días

  • Gracias, Madre de la Luz, por habernos acogido como a hijos e hijas.
  • Gracias porque Jesús nació de Ti, y es «nuestro hermano mayor» y «nuestro amigo».
  • Gracias porque eres «Madre de Dios y nuestra misericordiosa Madre».
  • Haz de nosotros, de nosotras: verdaderos testigos del amor de Dios y de la resurrección de Jesús.
  • Que descubramos y veneremos a Cristo, vivo y presente, en toda persona.
  • Que seamos cercanos y solidarios con los que sufren: enfermedad, injusticias, marginación o soledad.
  • Que veamos el mundo como la «GRAN FAMILIA DE DIOS», y como la «Comunidad salvada y redimida» por Jesús, nuestro Salvador y Redentor.
  • Que tratemos a toda persona humana como nos gustaría tratar a Jesús.
  • Te lo pedimos a Ti, «Nuestra Señora de  la Luz», que eres Madre de Dios, la Omnipotencia suplicante, la Llena de gracia y nuestra Madre. Amén

HIMNO

Oh Virgen de la Luz, Madre piadosa

faro del alma, luz del corazón;

escucha nuestra súplica amorosa,

danos, Madre, tu santa bendición.

En la noche del alma,

 tu luz pura es estrella de nítido fulgor;

eres nuestro consuelo en la amargura

y eres dulce esperanza en el dolor

  eres nuestro consuelo en la amargura

y eres dulce esperanza en el dolor.

Oh Virgen de la Luz,

Madre piadosa

faro del alma, luz del corazón;

escucha nuestra súplica amorosa,

danos, Madre, tu santa bendición.

7 comentarios en “Novena Nuestra Señora de La Luz

  1. Yo escuché de la novena de la Virgen de La Luz, por mi hermana; Ella la rezó y se le han cumplido numerosos milagros muy difíciles. Gracias Virgencita de La Luz, por los favores multiplicados a mi hermana, y yo la empece este primero de mes y el favor q le pido es muy difícil pero no imposible, por eso té pido Virgencita que me hagas el milagro que té pido si es voluntad vuestra madrecita Santa. Amen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.