HORARIOS : “DÍA DE TODOS LOS SANTOS” Y “FESTIVIDAD DE LOS FIELES DIFUNTOS”

 “DÍA DE TODOS LOS SANTOS”  Y   “FESTIVIDAD DE LOS FIELES DIFUNTOS”

  • DÍA DE TODOS LOS SANTOS

Día 1 de noviembre, solemnidad de Todos los Santos, celebramos la fiesta de todos aquellos que ya viven junto a Dios. Son santos, no porque hicieran muchas cosas maravillosas, sino porque intentaron cada día seguir los planes de Dios desde las cosas sencillas. Vivieron la llamada que Dios nos hace a todos a la santidad, y ahora gozan de la alegría que no tiene fin, junto a Él. Y por eso, porque millones de ellos son gente anónima que no ha sido canonizada, la Iglesia estableció́ un día para celebrar su memoria. Seguro que, entre todos ellos, hay gente que conocemos tú y yo.

  • DÍA DE LOS FIELES DIFUNTOS

Día 2 de noviembre, unida a la fiesta del día anterior, los cristianos celebramos la memoria de todos los Fieles Difuntos. No pedimos solamente por los nuestros, o por los del último año, o por los conocidos,… sino por todos los que han muerto. Pedimos a Dios, que es compasivo y misericordioso, que los admita junto a Él en su casa. Y es que nuestros hermanos difuntos, lo que más necesitan es nuestra oración. Cuando visitemos el cementerio en estos días, reza por todos los difuntos; por todos, pero especialmente por aquellos a los que nadie recordará, Una flor sobre su tumba se marchita, una lágrima sobre su recuerdo se evapora. Pero “UNA ORACIÓN POR SU ALMA LA RECIBE DIOS” –.

  • VELAS COMO SIGNO DE RESURRECCIÓN

El día de Todos los Santos, demos gracias por esa cantidad enorme de personas que son para nosotros ejemplo de seguimiento del Señor. El día 2 de noviembre, recemos por todas las personas que vivieron entre nosotros y que, quizás, necesitan de purificación. Son nuestros hermanos difuntos. Pongamos esas velas como signo de nuestra fe en la Resurrección, y esas flores que, además de recuerdo, expresan la vida nueva junto a Dios. Porque Él no nos llama a “no sabemos qué”, sino a vivir para siempre, en una vida que ya no cuenta ni con el dolor, ni con la enfermedad… ni siquiera con la misma muerte. “En la vida y en la muerte somos del Señor”. Esta frase de San Pablo resume muy bien el sentido de estos días. Hemos sido creados por Amor y nuestra meta está en Vivir para siempre y amar sin medida.

HORARIOS DE CULTO PARA LOS DÍAS 1 Y 2 DE NOVIEMBRE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.