1 Noviembre – Festividad de Todos los Santos

Festividad de todos los Santos

El día 1 la Iglesia celebráramos la SOLEMNIDAD DE TODOS LOS SANTOS, el misterio de esa multitud innumerable de personas de carne y hueso, como cada uno de nosotros, que ya gozan de Dios y siguen en comunión con nosotros desde el cielo. Ninguno de ellos es anónimo para Dios y ninguno es indiferente para nosotros. Porque los santos del cielo, por estar más íntimamente unidos a Cristo, consolidan más eficazmente a toda la Iglesia en la santidad; ennoblecen el culto que ella ofrece a Dios aquí en la tierra; contribuyen de múltiples maneras a su más dilatada edificación; no cesan de interceder por, con y en Cristo a favor nuestro ante el Padre; contribuyen a remediar nuestra debilidad con su fraterna solicitud; nos impulsan a buscar la ciudad futura; nos enseñan el camino hacia la santidad; nos manifiestan al vivo la presencia y el rostro de Dios; son palabras de Dios plasmadas en vida personales; nos ofrecen continuamente un signo del reino de los cielos; son testigos para todos de la verdad del Evangelio; nos unen más íntimamente con Cristo. Esta Fiesta  nos transmite alegría y optimismo. Si ellos pudieron, ¿por qué no nosotros? La Fiesta de Todos los Santos, además de ser una oportunidad para conmemorarlos, debe ser también una llamada a imitarlos: si ellos pudieron ser fieles a Jesús, ¿por qué nosotros no?

ORACIÓN,

Señor Jesús: que cada uno de nosotros logremos formar también parte un día en el cielo para siempre del número de tus santos, de los que te alabaremos y te amaremos por los siglos de los siglos. Amén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.