Mes de María para conocerla y amarla más (Días 20 al 26)

 

La maternidad de María, que se convierte en herencia del cristiano, es un don: un don que Cristo mismo hace personalmente a cada persona. El Redentor confía María a Juan en la medida que confía Juan a María”…Entregándose filialmente a Maria, el cristiano, como el apóstol Juan, «acoge entre sus cosas propias» a la Madre de Cristo y la introduce en todo el espacio de su vida interior, es decir, en su «yo» humano y cristiano: «la acogió en su casa. Así el cristiano trata de entrar en el radio de acción de aquella «caridad materna», con la que la Madre del Redentor «cuida de los hermanos de su Hijo», «a cuya generación y educación coopera» según la medida del don, propia de cada uno por la virtud del Espíritu de Cristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.