Donación de las Siervas de Jesús de la Caridad

La Congregación Siervas de Jesús de la Caridad realizaron una importante donación a la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús.

Dicha donación consistió en un altar, un ambón y una peana todas ellas fabricadas en alabastro y decoradas con láminas de oro que se superponen y se termina con capa de goma laca para que quede sellado, técnica de decoración que se llama estofado.

 

Las piezas donadas estaban ubicadas en la sede que las Siervas de Jesús tenían en Gijon en la C/ Fernando el Santo, 2 «El Bibio».

 

 

Algunos apuntes sobre Las Siervas de Jesús de la Caridad, son una de las órdenes llamadas de enfermería u hospitalarias. Su paso por Oviedo, Gijón y Avilés

Avilés

La presencia de la orden de las Siervas de Jesús en Avilés data de 1887. Entonces comenzaron a atender el viejo Hospital de Pedro Solís, llamado «de Caridad» porque no era de pago y atendía a enfermos crónicos y pobres de la villa. En 1933, se trasladaron al nuevo edificio, en la calle Cabruñana.

Las Siervas de Jesús de la Caridad dejaron el Hospital de Caridad de Avilés en el año 2016.

Oviedo

Esta congregación se encuentra en la C/ Uría, Oviedo.

Atienden un comedor social “Madre Sacramento” donde a diario se sirven más de 100 desayunos y se dan bocadillos.

Un servicio social que tienen abierto para ayudar a las personas con escasos recursos y muchas necesidades, pues muchos de ellos duermen en la calle, con todo lo que esto conlleva.

Gijón

La orden de las Siervas de Jesús fue la que se ocupó del servicio de enfermería, de velar por la salud de alumnos y personal de la Universidad Laboral.

Durante los tres primeros años, entre 1955 y 1958, fueron cuatro hermanas del Hospital de San Juan de Dios las que atendieron las dolencias de alumnos y personal de La Laboral; venían a diario desde Gijón y se iban relevando dos cada día, permaneciendo en el centro en turnos de 24 horas, desde las 9 de la mañana hasta la misma hora del día siguiente. En esos años no hubo demasiados alumnos enfermos, diez ó doce por lo general. Pero en vista del aumento constante del número de alumnos y de la necesidad de una hermana más para la cocina de la enfermería, la Madre General de las Siervas, estableció una pequeña comunidad en la Universidad, a fin de poder atender a los alumnos con mayor comodidad y eficacia. El 16 de octubre de 1958 quedó constituida la nueva comunidad, integrada por 6 monjas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *