Confirmaciones — 2019

“ CONFIRMACIONES EN NUESTRA UNIDAD PASTORAL”

SACRAMENTO DE LA CONFIRMACIÓN:
En el día de ayer recibieron el SACRAMENTO DE LA CONFIRMACIÓN 13 personas. Solo podemos decir “GRACIAS SEÑOR”. Nueve adolescentes y cuatro adultos han iniciado el segundo paso en la iniciación de la vida cristiana, donde el protagonista es el Espíritu Santo, quien nos une a la Iglesia y nos compromete mucho más como testigos de la fe cristiana.

Después de un periodo amplio de catequesis estas siete mujeres y seis hombres, recibieron el sacramento de la CONFIRMACIÓN el sábado 4 de mayo en la misa de la comunidad a las 7:00 de la tarde y que ha presidido por D. Jesús Emilio Menéndez Menéndez. Vicario episcopal de Avilés-Occidente

En la CONFIRMACIÓN, recibimos el don del ESPÍRITU SANTO que DIOS nos da por medio de JESUCRISTO en su IGLESIA. Hemos de acogerlo en verdad, con fe y gratitud, conociendo y aceptando las consecuencias de este don. Se trata de fortalecer los frutos del BAUTISMO y consumar la iniciación de los cristianos en la vida sobrenatural de la comunidad.

Con el sacramento de la confirmación, los bautizados:
avanzamos por el camino de la iniciación cristiana,
quedamos enriquecidos con el don del Espíritu Santo,
nos vinculamos con más perfección a la Iglesia,
somos fortalecidos y obligados con mayor fuerza
a ser testigos de Cristo; a defender y propagar la fe y de palabra y de obra.

Es muy importante y necesaria la dimensión comunitaria. Pero es imprescindible la dimensión personal , sin la cual no hay dimensión comunitaria real ni verdadera. La celebración no puede ser auténtica ni eficaz si no nos acercamos con unas verdaderas disposiciones al sacramento:
Tenemos que tener una disposición sincera para cumplir las obligaciones básicas de la vida cristiana, en el culto y en la vida comunitaria, en la familia, en la vida personal, con claridad y realismo, sin pretensiones utópicas ni concesiones peligrosamente condescendientes.
De nuevo, según el código (c.889), para recibir lícitamente la Confirmación, se requiere estar convenientemente instruido, bien dispuesto, y en condiciones de renovar las promesas del bautismo.
Damos con mucho cariño la enhorabuena a todos aquellos que de verdad han decidido personal y libremente dar este paso tan importante.
“Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mt.28, 20).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.