TERCER DOMINGO DE MES, «DOMINGO DE CÁRITAS»

Como cada tercer domingo de mes, este 19 de julio lo dedicamos especialmente desde Cáritas a recordar que todavia hay muchos hermanos que estan pasando necesidad.

Nuestro Dios es el Dios de vida. El Dios que da vida a la creación entera y da la vida particular de cada uno de nosotros. Cristo el Señor, se presenta así en el Libro del Apocalipsis como “Yo soy el Viviente”, “El que estoy Vivo”, “El que genera Vida”. La Iglesia, ejerciendo la caridad, es generadora de vida para los pobres y necesitados. Que en esta Eucaristía, la presencia del Resucitado renueve nuestra fe, nuestra esperanza y nuestro compromiso en ser, en Jesús, instrumentos de vida para el mundo, para nosotros y para nuestros hermanos.

La colecta que  vamos a realizar hoy en favor de tantas personas necesitadas que precisan de nosotros, es un signo de nuestro compromiso, de nuestra fe en el Señor de la Vida, en el Señor que nos regala la vida eterna. Seamos portadores de vida para aquellos que esperan nuestra ayuda. Gracias por vuestra constante colaboración, y en especial en estos momentos de fuerte necesidad.

ORACIÓN 

Señor Jesús, te pedimos por la justicia y la paz del mundo: para que los egoísmos y los intereses cedan el paso a una fraternidad verdadera. Roguemos al Señor.

Señor Jesús, te pedimos por los que sufren por culpa de la pobreza, las injusticias, la falta de trabajo, de esperanza; para que encuentren en nosotros la acogida y ayuda que necesitan. Roguemos al Señor.

Señor Jesús, te pedimos para que se produzcan los cambios necesarios en las estructuras políticas y económicas de manera que la riqueza esté repartida con justicia. Roguemos al Señor.

Señor Jesús, te pedimos por los niños y los jóvenes, para que la luz de Cristo les ilumine y encuentren la vocación personal a la que Dios les llama, para así ser felices y hacer felices a los demás. Roguemos al Señor.

Señor Jesús, te pedimos por todas aquellas mujeres que sufren la violencia, y que por miedo o por imposibilidad no tienen a quién recurrir para pedir ayuda; y también te pedimos por todos nosotros, para no hacer oídos sordos a este sufrimiento, y ser valientes en denunciar este mal. Roguemos al Señor.

Señor Jesús, te pedimos por la Iglesia, por cada comunidad cristiana, para que con su obrar y vivir comprometidos con los más pobres y vulnerables, sea buena noticia para este mundo y testigos de la luz transformadora de Jesús. Roguemos al Señor.

MONICIÓN DESPEDIDA

En este tercer domingo de Cáritas hemos sido invitados por Cristo al banquete eucarístico: en él nuestra vida cristiana se ha alimentado con la Palabra de Dios y con el Cuerpo y la Sangre del Señor. Para vivir este gran misterio de la fe hemos de desterrar de nosotros toda forma de orgullo y vanagloria, y ser verdaderamente humildes. Sólo desde esta actitud de humildad podremos convertirnos también nosotros en servidores de nuestros hermanos, especialmente los pobres, verdadero objetivo de Cáritas. Así haremos que se prolongue en nuestra vida cotidiana el misterio que aquí hemos celebramos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.