Octubre » Mes Misionero»

Todos los años, la Iglesia celebra el mes de octubre como  el Mes Misionero, dedicado especialmente a despertar la conciencia misionera de los fieles, y a invitarlos a interesarse por las misiones y cooperar con ellas a través de la oración, el sacrificio y la colaboración material. El Papa Francisco, ha convocado a la Iglesia a celebrar de manera especial el mes de octubre de 2019, como un Mes Misionero Extraordinario.

El lema

El lema para este mes extraordinario es:Bautizados y Enviados, la Iglesia de Cristo en misión por el mundo

Iniciamos el MES MISIONERO EXTRAORDINARIO. “Bautizados y enviados, la Iglesia de Cristo en misión por el mundo”. Todos los católicos formamos parte de la misión de la Iglesia. Una ocasión extraordinaria para “RENOVAR NUESTRO ARDOR MISIONERO”. Una ocasión para que incrementemos nuestra reflexión desde la práctica y desde la vida de la Iglesia y recordemos la memoria de aquellos grandes misioneros que están en cada país viviendo la misión.

Como cada año, la Iglesia celebra en todo el mundo de forma simultánea un día dedicado a rezar por la Misión de la Iglesia y a ayudar a los misioneros. Es la Jornada Mundial de las Misiones -más conocida en España como Domund-, que tendrá lugar el domingo 20 de octubre. Este año, el Domund se celebra en el marco del Mes Misionero Extraordinario (MME), convocado por el Papa Francisco, con el lema “Bautizados y enviados, la Iglesia de Cristo en misión por el mundo”.

Objetivos

  • Mantener viva la conciencia misionera universal de la Iglesia.
  • Retomar con un nuevo impulso la transformación misionera de la vida y de la pastoral de la Iglesia.
  • Que todos llevemos en el corazón el anuncio del evangelio y la conversión misionera y evangelizadora de nuestras propias comunidades
  • Que crezca el amor por la misión, que es una pasión por Jesús, pero al mismo tiempo, una pasión por su pueblo.

¿Por qué un Mes Misionero Extraordinario?

Se cumplen 100 años de la carta Maximum Illud, de Benedicto XV, considerada como la carta magna de las misiones modernas. Con ella, después de la Primera Guerra Mundial, el Papa dio un impulso a las Misiones. Defendió la separación de las Misiones del colonialismo (hasta el momento, los misioneros eran vistos como agentes extranjeros de los países de origen); y reivindicó el protagonismo de las Iglesias locales, y de las vocaciones nativas.

 

¿Para qué un Mes Misionero Extraordinario?

Para renovar la conciencia de que todos los bautizados, por el hecho de serlo, son misioneros. La misión está en el ADN del cristiano.

Para poner a toda la Iglesia en estado permanente de misión: la Misión es un espejo en el que todas las acciones de la Iglesia se pueden mirar.

El Papa Francisco nos propone un itinerario para estas cuatro semanas, que nos ayudará a tomar conciencia de que todos estamos llamados a la Misión allá donde estemos. El Mes Misionero Extraordinario subraya que todos los católicos formamos parte de la misión de la Iglesia.

El encuentro personal con Jesucristo vivo en su Iglesia: la Eucaristía, la Palabra de Dios, la oración personal y comunitaria.

El testimonio: los santos, los mártires de la misión y los confesores de la fe, la expresión de las Iglesias dispersas en todo el mundo.

La Formación misionera: la Escritura, la catequesis, la espiritualidad y la teología.

La Caridad misionera.

Los misioneros

Todos los cristianos estamos llamados por nuestro bautismo a ir al encuentro de los demás y anunciar el Evangelio. Muchas personas optan por anunciar el Evangelio fuera de su país de origen, en lo que se conoce como “misión ad gentes”. Responden a la llamada de Jesús “Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación” (Mc 16,15). Son un modelo para todos los cristianos en este Mes Misionero Extraordinario.

En la actualidad hay cerca de11.000 misioneros españoles que se encuentran repartidos en 134 países en los 5 continentes

El misionero es, una persona que está completamente dedicada a esa tarea y por lo general lo realiza con completo compromiso, devoción y amor. La historia nos brinda numerosos ejemplos de misioneros que dejando atrás toda su vida se entregaron a tal tarea, siendo Jesús quizás uno de los más importantes.

El misionero anuncia el Evangelio a quienes aún no conocen a Jesús para que, si reciben la gracia de la conversión, puedan incorporarse a la Iglesia por el Bautismo. Al mismo tiempo, asumen la responsabilidad en proyectos educativos, sanitarios y de promoción social de las personas y pueblos que atienden.

La misión personal es la forma con la que debemos trasladar nuestra visión de la vida a ideas más concretas y tangibles. Evidentemente, seguirá siendo abstracta, ya que sigue siendo una misión y no unos objetivos concretos, pero es la forma con la que podemos saber realmente en qué queremos estar enfocados

Oración de intercesión por los misioneros

Señor, que has querido que tu Iglesia sea sacramento universal de salvación para todos los hombres, escucha bondadoso las súplicas que te dirigimos por los misioneros: sacerdotes, religiosos y laicos. Ya que te dignas concedernos la gracia de cooperar en la santificación de tu Iglesia, acepta nuestro deseo de hacerte amar y conocer, por el que te ofrecemos nuestra oración, amor y sacrificio, Para que por los méritos de tu Hijo Jesucristo bendigas a los misioneros, guardándolos de todo peligro, haciéndoles sentir tu presencia en sus trabajos y preocupaciones, haciendo de ellos unos apóstoles que emulen el fervor misionero de San Francisco Javier y Santa Teresa del Niño Jesús, co-patronos de las misiones. María, Madre de la Iglesia, Estrella de la evangelización y Reina de las Misiones, acompaña a los misioneros en su entrega y concédeles el don de la perseverancia en su compromiso de dar a conocer a Jesucristo, nuestro Salvador y compartir el evangelio con quienes no lo conocen. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.