Nadie Sin Hogar – 2017

Cáritas Villalegre / La Luz y toda la comunidad parroquial se une a la celebración de la campaña “Nadie sin hogar Somos personas, tenemos derechos.” que para los sin techo se realiza cada mes de noviembre desde 1992. En este año se conmemora los 25 años de la campaña “Nadie Sin Hogar” apostando, en este tiempo, por la dignidad y derechos de miles de personas que se encuentran sin hogar. Rostros concretos que nos interpelan y nos movilizan para seguir adelante. Un mensaje de derechos que se repite con fuerza, y que por reiterado no pierde valor ni contundencia, al revés, suena cada vez más alto.

Debemos implicarnos todos por hacer……..
• Visibles las dificultades que se encuentran cada día las personas sin hogar en el acceso y ejercicio de sus derechos humanos (a la salud, a la vivienda, a la participación, a la protección social, etc.).
• Una denuncia de las vulneraciones de derechos que sufren las personas en situación de sin hogar.
• Asumir que los derechos humanos suponen una responsabilidad compartida: bien es cierto que los estados y las administraciones deben ser los garantes y ejercer de sostén del desarrollo de los derechos, pero debemos implicarnos todos en facilitar su acceso y ejercicio desde el compromiso común de los ciudadanos, las entidades sociales, administraciones y medios de comunicación, etc.
Siempre desde una mirada de derechos de carácter global, interrelacionándolos entre sí, no incidiendo en uno concreto: todos los derechos juntos, a la vez, todos los días, en todas partes.

ALBERGUE DE TRANSEUNTES DE AVILÉS

En esta Jornada, queremos poner la mirada en un centro gestionado por Cáritas, poniendo de manifiesto un acompañamiento, cercano, solidario, que se realiza en el albergue por un equipo de trabajadores, voluntarios y actuales y antiguos usuarios”

El albergue de transeúntes de Avilés gestionado por Cáritas ha acogido y atendido en el ejercicio 2016 a 598 personas sin hogar.

La imagen que se podía tener del usuario de estas instalaciones dista mucho de la realidad actual. Los hombres siguen siendo los beneficiarios más habituales en este albergue situado en la calle de La Estación, pero poco más. Hay gente de todas las edades y formación, aunque a los trabajadores sociales del centro les sorprende y les preocupa, sobremanera, la gente más joven, de entre 18 y 29 años. «Es cierto que es un número bajo en comparación con el resto, pero es que luego es muy difícil dar marcha atrás», insiste Fernández, responsable del centro. Son 53 de los 598 usuarios, y curiosamente, es la franja de edad en la que menos diferencia hay entre hombres y mujeres alojados. De esas 53 personas, 41 son varones y 12 féminas. Respecto a la formación, la mayoría (304) tiene estudios primarios y 167, secundarios. 32 cuentan con estudios superiores, 55 con formación profesional y 40 no tienen estudios.

En el 2016 se generaron 7.830 pernoctaciones en un edificio que cuenta con veintiséis camas, más otras dos de emergencia, y un modulo familiar con capacidad para tres o cuatro miembros. Solo en enero, septiembre y diciembre el centro pudo acoger a todo aquel que solicitó alojamiento. El resto del año estuvo al máximo de su capacidad y meses como abril y septiembre se tuvo que desviar a otros centros a doce y dieciocho personas, respectivamente.

La mayoría de la estancias fueron de ‘emergencia’, de uno a tres días, seguidas de la denominada ‘corta estancia’, de cuatro a treinta, y de la larga, superior a un mes. «Intentamos que no sean más de treinta días, pero la realidad aprieta y somos flexibles», explica la responsable de un equipo de ocho personas, trabajadores sociales en su mayoría, que mantiene abiertas las puertas del inmueble los 365 días del año y que sirve 22.849 desayunos, comidas y cenas.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.