Miércoles de Ceniza, “CONVIÉRTETE Y CREE EN EL EVANGELIO”. ¿Que es la Conversión?.

CONVIÉRTETE Y CREE EN EL EVANGELIO”, FRASE CON LA QUE SE INICIA LA CUARESMA EL MIÉRCOLES DE CENIZA

Este próximo Miércoles de Ceniza iniciamos la Cuaresma. Se nos dirá al imponer la ceniza con la frase que da título a esta entrada y que nos habla de conversión.

CONVIÉRTETE Y CREE EN EL EVANGELIO”

Conviértete” significa que debemos cambiar la mentalidad, la manera ordinaria que tenemos de ver la vida. “Cree en el Evangelio” apunta a la dirección que debemos tomar para ese cambio de mentalidad. Convirtámonos y Creamos en Jesús que murió por nosotros.

La conversión cuaresmal es:

  • Recordar que el Señor nos hizo para sí y que todos los anhelos, expectativas, búsquedas de nuestra vida, sólo descansarán, sólo se planificarán, cuando volvamos a Él.
  • La llamada insistente a que asumamos, reconozcamos y purifiquemos nuestras debilidades.
  • Ponernos en el camino, con la ternura, la humildad y la sinceridad del hijo pródigo, de rectificar los pequeños o grandes errores y defectos de nuestra vida.
  • Entrar en uno mismo y tamizar la propia existencia a la luz del Señor, de su Palabra y de su Iglesia y descubrir todo lo que hay en nosotros de ambición, de presunción innecesaria, de limitación y egoísmo…
  • Cambiar nuestra mentalidad, llena de frases mundanas, lejanas al evangelio, y transformarlas por una visión cristiana y sobrenatural de la vida.
  • Modificar nuestros deseos de materialismo, paganismo, consumismo, secularismo e insolidaridad y emprender el verdadero camino de los hijos de Dios, ligeros de equipaje.
  • Renunciar a nuestro viejo egoísmo, que nos cierra las puertas a Dios y al prójimo.
  • Mirar a Jesucristo y contemplar su cuerpo desnudo, sus manos rotas, sus pies atados, su corazón traspasado y sentir la necesidad de responder con amor al amor que no es correspondido.
  • Y por todo ello, la conversión, siempre obra de la misericordia y de la gracia de Dios y del esfuerzo del hombre, será encuentro gozoso, sanador y transformador con Jesucristo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.