LA EPIFANIA DEL SEÑOR «Unos magos que venían del Oriente»

SOLEMNIDAD DE LA EPIFANIA DEL SEÑOR  —  6 ENERO 2021

Epifanía significa aparición, manifestación o fenómeno que revela un asunto importante. Veamos pues qué significa y cuál es la relación que mantiene con los personajes conocidos como los Reyes Magos

Y llegó la “Vida nueva”

Nació Jesús en Belén de Judea, en tiempo del rey Herodes, unos magos que venían del Oriente se presentaron en Jerusalén, diciendo: « ¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Pues vimos su estrella en el Oriente y hemos venido a adorarle». Pero llegó a oídos del  rey Herodes y este se  sobresaltó y con él toda Jerusalén. Entonces convocó a todos los sumos sacerdotes y escribas del pueblo, y por ellos se estuvo informando del lugar donde había de nacer el Cristo. Ellos le dijeron: «En Belén de Judea, porque así está escrito por medio del profeta: ‘Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres la menor entre los principales clanes de Judá; porque de ti saldrá un caudillo que apacentará a mi pueblo Israel’».

Entonces Herodes temeroso llamó aparte a esos magos y por sus datos precisó el tiempo de la aparición de la estrella. Después, los envió diciéndoles : «Id e indagad cuidadosamente sobre ese niño; y cuando le encontréis, comunicádmelo, para ir también yo a adorarle».

Al oír al rey, se pusieron en camino, y he aquí que la estrella que habían visto en el Oriente iba delante de ellos, hasta que llegó y se detuvo encima del lugar donde estaba el Niño. Al ver la estrella se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa; vieron al Niño con María su madre y, postrándose, lo adoraron; abrieron luego sus cofres y le ofrecieron sus presentes de oro, incienso y mirra. Y, avisados en sueños que no volvieran donde Herodes, se retiraron a su país por otro camino.

«Entraron en la casa; vieron al Niño con María su madre y, postrándose, le adoraron»

Jesucristo se cruza en la vida de muchas personas, a quienes no interesa. Un pequeño esfuerzo habría cambiado sus vidas, habrían encontrado al Rey del Gozo y de la Paz. Esto requiere la buena voluntad de buscarle, de movernos, de preguntar sin desanimarnos, como los Magos, de salir de nuestra poltronería, de nuestra rutina, de apreciar el inmenso valor de encontrar a Cristo. Si no le encontramos, no hemos encontrado nada en la vida, porque sólo Él es el Salvador: encontrar a Jesús es encontrar el Camino que nos lleva a conocer la Verdad que nos da la Vida. Y, sin Él, nada de nada vale la pena.

Oración
Niño Dios, Tú que siendo Dios te hiciste hombre,
y  has venido a mostrarnos el amor del Padre,
para que vivamos con alegría nuestra fe en ti,
sabiendo que Tú has venido para darnos vida, vida en abundancia,
por ello te pedimos que nos ayudes, a buscarte sin cansarnos,
a encontrarte, para seguirte sin desanimarnos, superando dificultades y una vez llegue ese gran momento  nos postremos ante ti para adorarte y reconocerte
como nuestro Señor y Salvador, como el Hijo de Dios vivo y verdadero,
en quien y de quien recibimos vida y salvación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.