Encendiendo la tercera vela de la Corona de Adviento

Tercer Domingo: 16 de diciembre

El testimonio, que María, la Madre del Señor,vive, sirviendo y ayudando al prójimo. Precisamente la liturgia de Adviento nos invita a recordar la figura de María, que se prepara para ser la Madre de Jesús y que además está dispuesta a ayudar y servir a quien la necesita. Las escrituras nos relata la visita de la Virgen a su prima Isabel y nos invita a repetir como ella: “¿Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a verme?.

Sabemos que María está siempre acompañando a sus hijos en la Iglesia, por lo que nos disponemos a vivir esta tercer semana de Adviento, meditando acerca del papel que la Virgen María desempeñó. Fomentemos la devoción a María, rezando el Rosario en familia, uno de los rezos que a Ella más le agrada. Encendemos como signo de espera gozosa, la tercer vela, color rojo, de la Corona de Adviento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.