DOMINGO DE PASCUA DE LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR – Y LA ESPERANZA, EL AMOR SALIO DE LA OSCURIDAD PARA DARNOS LUZ ETERNA

12 DE ABRIL DE 2020   

DOMINGO DE PASCUA DE LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR
 

Domingo de Resurrección, el día en que Jesucristo resucita después de la crucifixión.

Es la finalización de la Semana Santa.

El Domingo de Resurrección o de Pascua es una fiesta  importante para los católicos, ya que con la Resurrección de Jesús es cuando adquiere sentido toda nuestra vida en la fe.

Cristo triunfó sobre la muerte y con esto nos abrió las puertas del Cielo. En la Misa dominical recordamos de una manera especial esta gran alegría. Se enciende el Cirio Pascual que representa la luz de Cristo resucitado y que permanecerá prendido hasta el día de la Ascensión, cuando Jesús sube al Cielo.

En la resurrección encontramos la clave de la esperanza cristiana: si Jesús está vivo y está junto a nosotros, ¿qué podemos temer?, ¿qué nos puede preocupar?

Cualquier sufrimiento adquiere sentido con la Resurrección, pues podemos estar seguros de que, después de una corta vida en la tierra, si hemos sido fieles, llegaremos a una vida nueva y eterna, en la que gozaremos de Dios para siempre.

San Pablo nos dice: “Si Cristo no hubiera resucitado, vana seria nuestra fe” (I Corintios 15,14)

Si Jesús no hubiera resucitado, sus palabras hubieran quedado en el aire, sus promesas hubieran quedado sin cumplirse y dudaríamos que fuera realmente Dios.

Pero, como Jesús sí resucitó, entonces sabemos que venció a la muerte y al pecado; sabemos que Jesús es Dios, sabemos que nosotros resucitaremos también, sabemos que ganó para nosotros la vida eterna y de esta manera, toda nuestra vida adquiere sentido.

La Resurrección del Señor  es una fuente de profunda alegría. A partir de ella, los cristianos no podemos vivir más con caras tristes. Debemos demostrar al mundo nuestra alegría porque Jesús ha vencido a la muerte.

La Resurrección es una luz para las personas y en particular para cada cristiano y debemos irradiar esa misma luz a todos haciéndolos partícipes de la alegría de la Resurrección por medio de sus palabras, su testimonio y su trabajo apostólico.

Debemos estar verdaderamente alegres por la Resurrección de Jesucristo, nuestro Señor. En este tiempo de Pascua que comienza, debemos aprovechar todas las gracias que Dios nos da para crecer en nuestra fe y ser mejores cristianos. Vivamos con profundidad este tiempo.

Con el Domingo de Resurrección comienza un Tiempo Pascual, en el que recordamos el tiempo que Jesús permaneció con los apóstoles antes de subir a los cielos, durante la fiesta de la Ascensión.

Pascua es la celebración importantísima de la Iglesia, donde se conmemora la Resurrección de Jesús al tercer día después de haber sido crucificado, según los evangelios canónicos.

La Pascua forma parte de la Semana Santa donde en el «Viernes Santo» se celebra la crucifixión de Jesús, y en el «Domingo de Pascua» se celebra la Resurrección y su primera aparición a sus discípulos.

Resucitó el Señor, ¡aleluya! La resurrección de Cristo es un hecho singular en la historia y, al mismo tiempo, un misterio de fe. Con esta solemnidad, el año litúrgico llega a su culmen. La resurrección de Cristo es el centro de la vida cristiana y es el fundamento y la clave de nuestra fe. El signo del sepulcro vacío es anuncio del misterio de la resurrección. Y se convierte para los apóstoles en una verdad absoluta que anunciarán con firmeza a todos. Se trata de un mensaje que no deja indiferente, envuelve la vida del creyente y conlleva una vida nueva.

Comienza el Tiempo de Pascua

 

ACCEDE AQUÍ A LAS LECTURAS DEL DOMINGO DE PASCUA DE LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

1 comentario en “DOMINGO DE PASCUA DE LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR – Y LA ESPERANZA, EL AMOR SALIO DE LA OSCURIDAD PARA DARNOS LUZ ETERNA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.