DOMINGO DE CÁRITAS-DICHOSOS VOSOTROS, ESTAD ALEGRES Y CONTENTOS.

Deseamos que hoy, igual que siempre, pase algo en nuestros corazones al participar en la eucaristía. No podemos salir de ella igual que hemos entrado. El mejor síntoma para saber si hemos vivido bien esta eucaristía, será si nos percibimos, y nos perciben, MÁS sensibles y cercanos ante la fragilidad, el sufrimiento y las necesidades de las personas que nos rodean cotidianamente. Entonces, Jesús pronunciará sobre nosotros unas palabra importantes: DICHOSOS VOSOTROS, ESTAD ALEGRES Y CONTENTOS, PORQUE VUESTRA RECOMPENSA SERÁ GRANDE EN EL CIELO. Mateo 5:1-12.

La Misa no acaba aquí en la iglesia. Ahora empezamos a vivirla. Al salir, comienza el tiempo de la coherencia, que ha de durar hasta que volvamos a encontrarnos en la próxima celebración. No pueden separarse la Misa y la vida. Más bien hemos de hacer de nuestra vida una prolongación de la Misa. De la Eucaristia.

Cada uno de nosotros hemos sido llamados y elegidos para seguir al Señor. Pidámosle entonces que seamos portadores de luz para aquellos que nos necesitan y que nuestra generosidad colme su pobreza material y espiritual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.