Domingo de Cáritas

La caridad es el reflejo del espíritu que se manifiesta en el amor por un hermano . Es el sentimiento que enaltece nuestro ser cuando es practicada con amor.
La caridad va más allá del razonamiento humano, es el lenguaje del corazón que se convierte en un acto de bondad y ayuda para el que la pide o deseamos dar, y por la cual uno y otro nos elevamos en el Amor de los unos a los otros.
La caridad es lo más elevado que puede dar nuestro espíritu, lo más noble y la más bella expresión de nuestro amor nacido de un verdadero y sublime sentimiento por el bien de un hijo de Dios.
Hoy somos muy sensibles a la justicia social. El remedio no está en las estructuras, que seguirán siendo injustas si no cambiamos a las personas. Si cambiamos a las personas las estructuras serán mejores y habrá más justicia. El mejor modo es la norma de Cristo: “Pórtate tú con los demás como quieres que los demás se porten contigo” (Mt 7, 12). ¿En dónde está nuestra voluntad? Si es en la del hombre, entonces no hubo caridad verdadera para con nuestro hermano y semejante, porque seguirá habiendo pobres en todos los sentidos y la muerte espiritual y material serán las consecuencias de nuestro propio egoísmo. Hoy es Domingo de Cáritas y nuestra ayuda será integra para favorecer al hermano necesitado. Si nuestra voluntad está con la de nuestro Padre, entonces, ¡bienaventurada sea la Tierra, la paz sea en el mundo!…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.