Conferencia Madre Olga María del Redentor

En este mes de marzo seguimos con la programación prevista con motivo del “AÑO JUBILAR COVADONGA 2018”

Para esta ocasión contamos con la presencia de  la Madre Olga María del Redentor, Superiora del Monasterio de Valdedios  que desarrollo una  conferencia titulada:

“Avances en la construcción de la igualdad desde la familia y la escuela”

Inicio su relato con una pregunta,

El día internacional de la Mujer… eso… ¿Qué significa? ¿Qué sentido tiene? No lo sé exactamente, pero quiero aprovechar la ocasión para afirmar que soy muy feliz por ser mujer y doy gracias a Dios que me pensó y me creó mujer. Dios hace muy bien todas las cosas. Ha hecho muy bien al hombre y a la mujer: ambos llenos de belleza y capaces para la bondad y el amor.

 

 

Posteriormente realizo una descripción del feminismo desde el punto de vista de mujer y de mujer consagrada al Señor.

Ser feminista empieza por respetar a las propias mujeres en el modo en que han decidido vivir su femineidad. Algunas hemos decidido vivir nuestra vida y nuestra sexualidad de una manera concreta y tenemos derecho a ser respetadas y a no ser tachadas de “medievales” ni de “retrógradas” por las propias mujeres que, muy frecuentemente, nos atacan y condenan mucho más que los varones.

Ha defendido la igualdad del hombre y la mujer, cada uno en su papel, resalto la diferencia entre ambos pero indicando su complementariedad.

Ser feminista es no sentirse inferior al hombre, pero tampoco superior a él. Ser feminista es vivir feliz asumiendo lo que eres y disfrutando de la esencialidad de lo femenino sin resentimientos ni rencores hacia lo masculino.

Continuo resaltando algunas facetas y valores propias de la mujer:

Ser mujer me ha investido de una fuerza y unas capacidades diferentes de las del varón, de las que me siento orgullosa y de las que “ejerzo”, pero sin necesidad de insultar ni agredir a nadie: la ternura, la dulzura, la fragilidad como fuerza (que no es debilidad), la capacidad de organización, el espíritu de abnegación y sacrificio…

Resalto el papel de la mujer en la Iglesia y para ella no es una prioridad que la mujer acceda al sacerdocio.

Defendió la maternidad como un rasgo que define a la mujer

Ser feminista de verdad significa para mí que no se instrumentalicen ni se manipulen el cuerpo de la mujer ni algo tan bello, grande y hermoso como es la maternidad. Y… lo siento, pero tengo que decirlo: quien más degrada y humilla el cuerpo de la mujer es la propia mujer cuando se presta a cosas humillantes como ofender públicamente sirviéndose de su cuerpo desnudo ¿eso es ser feminista? ¡¡No!! Eso es haber perdido la dignidad y caer muy bajo.

La madre Olga María a señalado la importancia de la mujer en la vida de Jesús, relato el paso de varias mujeres por su vida y continuo preguntándose….

Siempre me ha quedado el interrogante de por qué las piadosas mujeres fueron las primeras en ver al Señor Resucitado. ¿Por qué ellas son las primeras en verle Resucitado y se les encomienda la misión de anunciarlo a los apóstoles?

 

La respuesta la dio anticipadamente Jesús cuando, contestando a Simón, habló acerca de la pecadora que le había lavado y besado los pies. La respuesta de Jesús es preciosa, es simple: “ha amado mucho”. Ellas pudieron resistir el escándalo de la cruz porque habían amado mucho. Luego, lo único que podemos hacer, nuestra última arma para no caer en lo que cae cualquiera en una situación así, es al amor, es amar mucho, amar sin miedo, sin límites… porque el amor a veces nos da miedo. Y nos da miedo porque… pues sencillamente porque nos hace frágiles, nos hace vulnerables y no queremos sufrir y todas esas cosas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.