Santa María Madre de Dios

1 de enero, Santa María, Madre de Dios

 

La Iglesia Católica quiere comenzar el año pidiendo la protección de la Santísima Virgen María.

Qué hermoso es repetir lo que decía San Estanislao: “La Madre de Dios es también madre mía”. Quien nos dio a su Madre santísima como madre nuestra, en la cruz al decir al discípulo que nos representaba a nosotros: “He ahí a tu madre”.

Para afirmar que la Virgen María es Madre de Dios, partimos de la fe de que el que nació de ella es el Hijo, enviado por el Padre para que recibiéramos el ser hijos por adopción (cf. 2 lect.). Jesucristo es Dios y Hombre verdadero. En su persona están unidas la naturaleza divina y la naturaleza humana. Por otra parte, el Ev. nos presenta la circuncisión del Niño Jesús, a los ocho días de nacer. Un rito por el que los niños varones entraban a formar parte del pueblo de Israel y en el que Cristo derramó su primera sangre por nuestra salvación. La 1 lect. nos presenta la fórmula de bendición a los israelitas, muy adecuada para el comienzo del año.

 

Domingo: Día del Señor. La Sagrada Familia: Jesús, María y José

Lecturas del La Sagrada Familia: Jesús, María y José

Domingo, 31 de diciembre de 2017

Primera lectura

Lectura del libro del Eclesiástico (3,2-6.12-14):
Dios hace al padre más respetable que a los hijos y afirma la autoridad de la madre sobre su prole…..Pincha aquí para ver la Primera Lectura

Segunda lectura

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses (3,12-21):
….. El Señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo.Pincha aquí para ver la Segunda Lectura

Evangelio

Lectura del Santo Evangelio según san Lucas (2,22-40):

 «Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.» Pincha aquí para ver el Evangelio

Pincha aquí para ver todas las lecturas

Fiesta de la Sagrada Familia

El 31 de diciembre celebramos la fiesta de la Sagrada Familia, con el lema:

 

La familia, hogar que acoge, acompaña y sana

El misterio de la Navidad nos sitúa ante el portal de Belén, contemplando a Dios hecho carne. Es un acontecimiento que nos invita a acoger a la Palabra que acampa entre nosotros, de abrir el corazón a Dios encarnado en la fragilidad y ternura de un niño. Es una invitación a la acogida llena de afecto y agradecimiento. En este contexto, la Subcomisión para la Familia y defensa de la vida, dentro de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, ha preparado los materiales para la Jornada de la Sagrada Familia que se celebra, este año, el 31 de diciembre. Entre ellos, este año también se ha editado el folleto para orar en familia en el que se proponen oraciones para rezar todos juntos durante los días de Navidad.

ORACIÓN PARA JORNADA DE LA SAGRADA FAMILIA*

Jesús, María y José, en vosotros contemplamos el esplendor del amor verdadero, a vosotros nos dirigimos con confianza.

Sagrada Familia de Nazaret, haz que también nuestras familias sean lugares de comunión y cenáculos de oración, auténticas escuelas del Evangelio y pequeñas Iglesias domésticas.

Sagrada Familia de Nazaret, que nunca más en las familias se vivan experiencias de violencia, cerrazón y división: que todo el que haya sido herido o escandalizado conozca pronto el consuelo y la sanación.

Jesús, María y José, escuchad y atended nuestra súplica. Amén.

MONICIÓN*

La solemnidad de la Natividad del Señor tiene como su continuación en la fiesta de la Sagrada Familia de Nazaret que hoy celebramos. Dios se ha hecho carne en las entrañas de María siempre Virgen, y ha nacido en Belén para nuestra salvación.

Contemplar cómo María lo envuelve en pañales y lo recuesta en el pesebre (Lc 2, 7) es un modo privilegiado de comprender cómo cada familia acoge la vida humana, la cuida y la acompaña desde su concepción.

Como nos recuerda el papa Francisco, junto a María destaca la figura de san José. «Él cuidó y defendió a María y a Jesús con su trabajo y su presencia generosa, y los liberó de la violencia de los injustos llevándolos a Egipto» (Laudato si’, n. 242).

De este modo queremos fijar hoy nuestra mirada en Jesús, María y José, y adorar el misterio de un Dios que quiso nacer de una mujer, la Virgen santísima, y entrar en este mundo por el camino común a todos los hombres. Demos gracias a Dios por este gran misterio de la Sagrada Familia, que ilumina todo hogar cristiano y llena a la humanidad entera de esperanza y alegría.

*Conferencia Episcopal Española